Home Capitulo II Página 23
Página 23

 

Miércoles 12 de mayo


LA SÉPTIMA PUERTA

CAPÍTULO II



Valor, valor, no es que tenga mucho, me asusto con nada, me dejo llevar y del menor ruido, o de sensaciones, o de nada yo que sé, que será, me quedo intranquilo más me lo imagino y aun me asusto más.


Luego me cabreo, pongo mis oídos, y hasta los sentidos, me pongo a meditar, suspiro, si no es esto, no es aquello, si no lo veo ni esta. ¿Quién coño será? Lo pienso de nuevo, vuelta cabrear.


Será Juan o Pedro, Antonio, Ramón pues si no los veo, como mierdas creo que pueden estar. Muertos vivos o revueltos, me vuelvo asustar. ¿Tú no tienes miedo? Pues yo la verdad, un poco de rasca, un poco sí que me da.


Te imaginas esto, por la noche, ahora, y si viene el coco, si lo llamo sin querer, porque él, no sabía dónde estaba yo, y si yo lo llamo, y si viene él, y si nos marchamos, no nos puede ver, será mi cabeza, o será verdad, estará aquí dentro o en el más allá. Por que escribo de esto, porque tengo frío, porque me acojono si son estas cosas las que yo describo.


Estarás despierto, o estarás dormido, puede que esta noche, me tome las cosas con otro sentido, pero si bienes y estas, déjame tranquilo, te dejo mirar, pero no me incordies, que ya estoy de guasas hasta reventar.


Donde las dan las toman, si quieres jugar, las mismas que traigas te vas a llevar. Que de la materia cuando compro el pan, si no pago antes ni me lo dan. Aplícate al cuento, no quieras pasar, que si esto está escrito, me costa y lo sé, que si te anticipas a lo que va a ser, serás tú el que pronto te eches a correr. ¡Ahhh! Estabas hay, o no, has sido tú, o lo provoco yo, adivina esto si lo sabes ven, aplícate al cuento, y luego...


Que te voy a contar, si el miedo es la parte donde todos juegan para hacer más mal, te asustan, no hagas, no digas, no seas, ya veras, que si lo hago bien que si lo hago mal, que si viene el lobo, el coco vendrá, venga ya de cuentos, para que contar, si del mismo cuento lleváis miles de años viviendo del cuento y de los demás.


Pero no iba de esto verdad. Estaba asustado, que baje la guardia por casualidad, y a la vez pensaba, que si el mismo miedo era el de los dos, tal vez comprendieras que desde uno mismo, crece y se asemeja el propio temor. Que si son los otros, que sean. Que son los de aquí, si vienen de buenas ya pueden venir, y si van de malas que te voy a decir, que se vayan, que se queden allí, para que los queremos, si con los que aquí tenemos ya no nos dejan vivir.


Qué pena que no vengan reciclados, se les pasa la factura, lo que tienen que pagar, y vuelven de nuevo, con cinco euros de más o cinco euros de menos, y al final a sumar o a restar que de eso va mientras no se aclare esto, suma y resta, quita y pon, el miedo puede ser la respuesta, del mañana o del hoy.


Entre ayer y hoy a 18 de mayo del 2004