Home Capitulo II Página 25
Página 25



LA SÉPTIMA PUERTA

CAPÍTULO II



Las mismas noticias, el mismo calvario para recorrer. Y encima culpable por contar historias y cuentos que hoy no pueden ser.


Con uno no basta, pero alguno a de ser, que traiga, que lleve, que de nuevas buenas, porque de las malas, hasta con la fe. Que al principio duele, que a nadie nos gusta ver los trapos sucios que arrastramos des de yo que se...? Pero, si al final empieza un principio pionero siempre, me consta y lo sé, el hombre en su búsqueda hallará respuesta sin rasgar sus telas, ni crear cruzadas, ni idolatrar Dioses de barro y papel, que la vida sigue y aquellos que siembran cosecha han de ver.


Y me aplico al cuento, y me voy por ahí, que la vida es eso, y eso es lo que hay.


Se abre una puerta negra/ retumban mis oídos/ más de cuatro meses tarde/ y la verdad y pese a todo, y aun que no debiera. Yo no voy a fallarme a mí mismo. Ya existen precedentes, que omito por instinto, me niego a la cadena que se ha forjado con gritos/ Vaya noche que me espera/ que piensen lo que piensen unos y otros da lo mismo/ Los unos por justicia, otros por egoísmo/ Las cuentas siempre salen y restan a los mismos/ Pero tú que te has  creído, que sandeces has pensado, que yo por que sea el mismo, tú me vas a dar de lado/ iluso, espabilado las cuentas no son así, y si yo hoy yo estoy jodido, dale la vuelta al revés y sufre las consecuencias del motivo con que tu quisiste joder/ El tiempo consta de espacios que tenemos que entender y tanto el tuyo y el mío a fuerza del recorrido dará la vuelta y el giro de nuestro propio preceder.


Hoy me acompaña el ritmo, será… tú lo sabes, yo lo sé, No quiero decir nada, la cadena está montada, y más de un cuello se ha cortao, / Que viene el encargado, que no perdona nada, si alguno se dispara y se ha pasado/ no quiero saber nada/ luego, silban las balas, los gritos desesperaos,/ los rezos y a alabanzas del dios del otro lado/ Las pastillas de freno cuando uno se ha pasado/ No veas la que me espera ya son cuatro meses tarde/ El sol aun no ha salido, y me pregunto y digo/ abra tontos y listos, jefecillos y encargaos, pero ninguno ha caído en el verdadero trabajo que han dejado de lado. Pastillas de freno, a toda pastilla, salpicadero, aquí, todos, todos pillan, si no se ensucian de lleno, de algo siempre están tiznaos/ Las cuentas siempre salen con los aceleraos./ De este ritmo me pierdo/ Lo mismo y nada, lo sé, / las cuentas no me salen y pese a todo: buenas noches porque las malas, nadie  las quiere entender.

Hoy por hoy contar y cantar es como un cuento, suma y resta de lo que hay, de lo que puede ser, de lo que será, o de lo que vosotros, unos y otros, queráis en verdad que sea.


En el día de hoy noche del cuatro al cinco del 10 de 2004