Home Capitulo II Página 26

Todo va demasiado deprisa, todo cambia según lo establecido

No hay esperanzas en el futuro.

Él no sabía no era un eximirte del efecto causa -

La acción es tan solo un efecto inmediato.

Tienes derecho a saber los porqués.

El cómo y el cuándo: No lo sabe nadie. Solo EL.




Página 26



LA SÉPTIMA PUERTA

CAPÍTULO II



Noche del trece, o primeras horas del catorce, de octubre si de octubre. Podríamos hacer muchas cosas juntos, supongo que si vamos sumando esfuerzos, haremos más que si vamos restando, si es así, porque restáis en contra mía, para que sume para vosotros. Este principio, o final de la noche, según se mire mostraba el vaso medio lleno o medio vació... Yo lo único que puedo decir en este momento es que estaba medio. Ni vació ni lleno, medio indeciso, medio confuso, medio seguro, medio dolido, medio...


Y la prueba de que estaba medio, es esta la que tú ves ahora estoy escribiendo, y tú que lo lees dirás, y a mí que me cuentas si yo solo leo. Pues tienes razón que por ti no va esto, hoy no quiero poner ni quitar, ni sumar ni restar, acaso no lo estáis viendo, tanto cuesta mirar al entorno y ver que esto no es de Dios, que esto es un infierno, que nadie hace nada, ni quiere saber nada, ni pretende nada, ni espera nada, tan solo está en medio, en medio de qué...?


Un paso precede al otro, pero la respuesta del millón siempre es la misma, donde voy  que es lo que quiero? Acaso lo sabes, entiendes de guerras internas con tus sentimientos, con tus pensamientos con el del tu de que a veces, es fuerte y a veces tan frágil que le asusta el viento.


En medio, si esta noche estoy en medio, soñar con las aves que emigran cada invierno, marcharme, volar, desprenderme del cuerpo, salir de la mente, otro espacio otros sueños.


Ver la vida real desde un punto medio, ni alto ni bajo, ni pobre ni rico ni viejo, sin vacilación, con algunos miedos, con días que esperan alcanzar sus sueños.


Con alevosía, con desprendimiento, con afán de vida, con una sonrisa, tal vez con un beso, pero eso es la vida, no lo ves, no ves que tu estas en medio y ni comes ni dejas comer, ni vives ni dejas vivir, ni sueñas, ni dejas soñar, sigues tan solo el proceso, el letargo de un tiempo, las prisas, las ansias, el consumo, las tragedias, las desgracia, y tu estas en medio, si tu estas en medio, me acusas a mí, si a mí de tus propios miedos y te quedas quieto mientras ves pasar los días esquivando eventos, sin echarte atrás ni tirarte al ruedo.


Piensas que te tiznare con algunos de mis versos, y que mancho espacios con renglones negros y que soy la bestia que descubre cuervos en la madrugada, cuando todos duermen, cuando están desnudos, cuando desprotegen su  espacio secreto, su pobre conciencia, que descansa huyendo Dios sabe hacia dónde, cual es su recreo para salir del medio.


Si me voy no estoy, si estoy no me quedo, y el dolor incansable compañero, me muestra tan solo los espacios negros. La lavandería, servicio veinticuatro horas, te apuntas a lavar todo esto...


Ya se la respuesta, déjalo no quiero saberlo, quería que más da. Seguro que tú, contar por contar haría que el burro en la noria, no parase de girar.


Sin buscar respuestas, sin saber de más, sin estar a un lado ni al otro, a ti que más te da, son tus quejas y tus penas, como las de los demás, y la vida sigue y hoy estoy aquí por no estar allá y el arte dios mío el arte suma y sigue y en la parte que me toca reflejar, me ausento tan fácilmente, y a estas horas mucho más, “ que no es lo mismo dejarte a un lado, que quédate y ya veremos” no es lo mismo sumar que restar, tú me entiendes, la acción o la omisión no es lo mismo, dejar que las cosas siguen con su ritmo, tener un corazón y utilizarlo o no, no es lo mismo” cantar una canción, un cuento, una oración, un pensamiento, un sentimiento, en un espacio inferior o superior a la mitad del vaso no es lo mismo.


Pero dejémoslo. Estamos en un robo, en un secuestro continuo, si te cuento mis problemas de hoy... No hombre que no, que no va de eso, que tú con los tuyos ya tienes bastantes para no salir del medio, y yo con los míos me planto y en medio te digo que lo que quieres saber esta noche tú lo sabes y yo lo sé, y de sobras los motivos, que mañana es día de escuela y a las pruebas me remito.


Hasta cuando no lo sé, hoy es tan solo un anticipo de lo que quiero decir, y de lo que ya te he dicho.