Home Capitulo III Página 51

Todo va demasiado deprisa, todo cambia según lo establecido

No hay esperanzas en el futuro.

Él no sabía no era un eximirte del efecto causa -

La acción es tan solo un efecto inmediato.

Tienes derecho a saber los porqués.

El cómo y el cuándo: No lo sabe nadie. Solo EL.




Página 51



LA SÉPTIMA PUERTA

CAPÍTULO III

19 –0 5 – 2006



Hoy que quiero, me avisan que no lo haga, que me calle. Cuando no quería entrar en la guerra, por fuerza tenía que estar, ahora que quiero estar por mí mismo, porque a partir de ahora ya no es la vuestra, es la mía, si la mía. Ahora que no voy a contar con vosotros para tomar mis propias decisiones, y tan solo voy a tener en cuenta los que cuentan de verdad y los tengo contados y son muy pocos pretendéis que en época de radares, localizar las altas velocidades que sugieren nuevas iniciativas, yo ya me iba, que si estoy demasiado tiempo en el mismo sitio pierdo el tren, o me acosa  el Rápido.


Va, paso pagina que esta estaba abierta ayer y el GPS hace estragos, no os habéis enterado, de verdad que todavía no habéis cogido la frecuencia,  si estáis pendientes con las antenas todo el día, y se me escapan  las silabas contadas con cada trozo de pan que digiero, cuantas veces he comido hoy…? La verdad es que me cuesta hacer la digestión cada día más, lo que yo entiendo lo tengo que engullir. Lo que se. Me lo callo, y lo que veo, no me apetece para comer. Lo que será, tampoco  lleva sal, y el postre sigue siendo que me calle.


Bueno pues teniendo en cuenta esto, porque quiero y pese a todo lo contrario que debéis de entender que si en carne y hueso hábito la materia y está lloviendo, será normal que me moje si no estoy ha cubierto.


Me tendrá que dar el sol si salgo al aire libre y el viento se llevara  los míos y los tuyos, si los pensamientos, donde demonios te lleva la cabeza, no ves que te has dejado atrás el corazón.


“Si que antes nos hacían comulgar con ruedas de molinos”  Y ahora que sabemos lo que hay detrás de los molinos, nos da vueltas y vueltas la cabeza, que listos, pero que vamos hacer con lo que hemos perdido: lo recuperamos, o es igual, como nada tiene el valor que tenia, ¡Que le vamos hacer? Lo damos por perdido.


Ha, a todo esto  de las cosas perdidas por si alguno no lo sabía yo ya no estoy donde estuve, que estuve sí, pero ya no estoy, que lo que dije cuenta, toma que si cuenta, y más. Pero  sorprende que me digan como en los viejos tiempos, eso sí en diferente formato y con  razón, que yo no he escrito eso. Que ese que hay ay, no soy yo. Esto va para los de las antenas,  si ya os lo había dicho antes, ha pero así os queda más claro verdad, como para los de aquí no soy ni estoy, y para vosotros estáis a la que caí y seguís ciegos, como vais a ver lo que visteis ayer si ayer no era lo importante y hoy como era lo de ayer no lo tenéis en cuenta. Esto es un follón, empiezo a escribir en primera persona, me pierdo en tercera, y desaparezco en un yo que ya no está por qué no aparece. Qué bueno seria  para los coches.


Ni que diez veces te sanase, diez veces dirías casualidad, una sola que te advirtiese mil tropiezos propios  me culparas  y a los demás.


Si yo te contara sabrías contar, si te enseñara a sumar sumarias, si te enseñase a restar restarías.  Yo estuve allí cuando lo viví, lo palpe, lo sufrí y te lo conté, y ahora ni sumas ni restas ni sabes la tabla de multiplicar.