Home Capitulo IV Página 58
Página 58



LA SÉPTIMA PUERTA

CAPÍTULO IV

2007



De los olvidados, de los arrepentidos, de los ignorados, será el reino de la justicia. Todos a la vez y ninguno tenía hambre, ni sed, ni necesitaba abrigo, cobijo, tenían más de lo que podían ostentar, y tan apenas tenían nada, no daban nada y nada podían recibir, lo querían todo, y estaban delante de ellos, buscaban respuestas a preguntas equivocadas; querían soluciones erróneas para lo que verdaderamente necesitaban. Buscaban culpables y enemigos externos, sin contar que sus propios aliados, sus propios reflejos  eran la causa del efecto que provocaban en cada nuevo paso sin rumbo que tomaban.


Los ciegos no podían verse en el espejo, los cojos no podían seguir el ritmo, los sordos no escuchaban y los lobos se alimentaban de las gallinas que dejaban de poner huevos por no tener que alimentar a los polluelos, (El huevo o la gallina quien fue primero)


Qué importancia tiene  si tienes la gallina y sus huevos.


La pregunta del millón, quien soy yo. Y me lo preguntas tú, si no lo sabes porque me llamas, y si  lo sabías porque me olvidaste.



Cuando no quiero representar al yo de ayer, me recuerdas el de hoy sin identificar a los excomulgados que como yo estuvieron en listas negras. (Crucifixión) de que sirve en la vida eterna condenar y ajusticiar, si se repite una y otra vez la condena y la injusticia en un espacio tan limitado que no podrás salir jamás de él. ¿Tanto tiempo crees que tienes para permitir gastarlo con tanta frivolidad? ¿Quieres estar denudo para estar preparado sin saber el frió o el calor que vas a encontrar cuando se acabe el tiempo? ¿Que les dirás a todos tus compañeros que aconsejaste ir sin ropa cuando la necesiten?


¿Sabrás pedir perdón aquellos que nunca perdonaste? ¿Sabrán perdonar los que te permitirán  seguir? O seguirás en espacios sin salida, en la caja oscura, negro cementerio donde todos van sin hallar consuelo.


Los silencios de la torpeza se mezclan con los gritos mudos que tan apenas cuatro pueden oír, y de los cuatro que escuchan, la mayoría solo reciclan,  con ellos  que esperas ¿salir o caer más abajo? si abajo, desde, dentro de…


Los que piden agua, los que tienen sed, que vengan andando, que andando llegue.


Los desafortunados, los desvalidos, los inteligentes, los listos, allá como acá ocurre lo mismo.


Hoy no puedo más, a veces me gusta dar limosna, aún a sabiendas de a quien la doy la puede malgastar. (El hecho engrandece a quien la da. Y su uso mal usado  o equivocadamente malgastado repercute al que la pide.


Hoy podía   ser otra cosa, el pan podía haberse servido con vino, pero de las promesas que no cumplís, no podéis esperar compromisos de los que no dais y de los que esperáis sin saber que perdéis lo no buscado al no dar respuestas sinceras a lo que en verdad sois.


Los compromisos del fauno sobre la fauna es el reino animal, sálvense  las bestias que mantengan la especie, con las especies que deben de reinar sobre la tierra. Amén de los que van, amén de los que quedan. Que juntos han de estar y luego que…?


Tan solo quería aumentar la audiencia.


Que ya me voy a dormir es tarde muy tarde, noche del 24 de Enero del 2007 es una más y una menos de lo que precede.