Home Capitulo IV Página 59

Todo va demasiado deprisa, todo cambia según lo establecido

No hay esperanzas en el futuro.

Él no sabía no era un eximirte del efecto causa -

La acción es tan solo un efecto inmediato.

Tienes derecho a saber los porqués.

El cómo y el cuándo: No lo sabe nadie. Solo EL.




Página 59



LA SÉPTIMA PUERTA

CAPÍTULO IV

7- de Marzo de 2007



No sé, aquello que me persigue, no deja de acosar hacia una dirección, yo sigo siendo yo en cuanto a persona, nombre apellidos y lugar de nacimiento. En frente de la mirada crítica del exterior, estoy sometido a mi propia proyección que de alguna manera precede a lo que viene cada día de las aportaciones, y las normas de conducir que cada vez imponen con nuevas leyes que debemos acatar como buenos ciudadanos.


Yo me pregunto, si las normas reales de conducta pacifico soñadoras de un mundo mejor fueran impuestas por los políticos, conduciríamos mejor. Presiento que cuando escribo en la séptima puerta, con esto de haber empezado hacer editoriales comprometidas con la actualidad es un lió que tengo que sumir y cuando todos van utilizando el medio porque creen que lo tienen localizado a fuerza de radares, coger la dirección equivocada y en los caminos y las decisiones que tenemos delante cada nuevo día usar diferentes caminos para ir al mismo lugar o cambiar de dirección  aunque vayamos al lugar deseado, o el (Tonton,) o la nasa, o la mera especulación mueven,  arañan, extorsionan y cambian las insulsas conductas acción,  prevaricación,  no ser descubiertos, en lo ajeno y en lo propio.


Bienaventurados los sabios pues ellos sabrán hacer justicia de sí mismos cuando en frente del espejo tengan que decidir cómo equilibrar sus errores y subsanarlos.


Los diez mandamientos y alguno más esperáis que os diga para luego decirme que vaya  y forzar situaciones que no se guían por mi verdadero sentir.


Mi camino está en la proyección de las formas que se han de crear a fuerza de locuras  que no tienen sentido ni la fuerza de los sentidos que marcaran las nuevas iniciativas.


El enemigo está viciado en cualquier estamento, en cualquier posición y con el propósito de confundir. La tortilla da vueltas en una sartén ardiendo para que esté en su punto y todos esperan  comer de ella sin pensar que pueden estar dentro de ella vuelta y vuelta en el fuego hasta que esté en su punto.


Inocencia de estupidez de antes de ayer que hoy asumimos como pasado en un mañana que olvidaremos dentro de un instante. No lo hago por vosotros, lo hago por mí, por él, por lo que ha de ser, por lo que será, pese a la propia contrariedad de los polos opuestos que niegan su propia existencia en un mismo espacio, sin creer en crear  la unión del sentido que pierden en los sinsentidos que nos faltan y no encontramos.


Pudiera ser que en esta irreflexión, el recorrido lo forzasen acontecimientos que sin ir a ningún lado aparente y con lo que estoy buscando, cima de las civilizaciones para seguir  en los contra valores y errores de la humanidad.  Soltar-salir fuerza del don, ansiado poder, sin ser nada más que pura materia, forma  de las formas y parte de una parte que he decidido yo y he involucrado aquellos que están conmigo.


Puesto a seguir que mejor que aquellos que han estado estén también ahora y queden beneficiados en las glorias venideras y pasar sobre la alfombra roja de la ironía sin pensar que solo es la forma de andar sobre flores y ramas de olivo con túnicas doradas y azahar, sin mirar las piedras, las espinas las heridas, y el fruto de pasar. Estado  hibrido para llegar y dar aquellos que estén contados dentro del fruto prometido y la verdad en corrimientos de razón que solo llega desde el propio lenguaje de sí mismo con el lenguaje universal de todos los tiempos, alma, espíritu, palabra, verbo, amor, esperanza, y un poco de los que nos va a llegar.


Mantener el equilibrio puro andar en el camino que nos han dejado sin fronteras,  compartidos con los que están y se han ido. Hoy lo siento por vosotros en este marco espeso del anochecer, las lenguas como babel van a tener que despertarse porque yo hoy ya me voy a dormir.