Home Capitulo IV Página 64
Página 64



LA SÉPTIMA PUERTA

CAPÍTULO IV

12 de Diciembre de 2007



Volver a verte otra vez, una canción inesperada para este inicio, este idilio, esta separación y unión constante.


No veis que están sordos,  acaso no veis que no os oyen, que no os hacen ni caso, que prefieren mofarse de sus desgracias, a buscar soluciones en ironías y sarcasmos para olvidar. Hace ya tres meses, si tres meses como un embarazo con feto que no salía al escenario, toda la vida queriendo huir y ahora  sale a la luz en nuevo disco rayado de los brincos, que yo me piro lo vais a ver, de todo aquello que queríais ver no hay nada, no sé nada, no tengo nada en la chistera, que esperabais, seguir alimentando esperanzas a cambio de  provocar continuas desgracias. Suprimir cadenas por reglas, asfixiar, antes que dar un sentido a la razón.


La vida es esto…? Acaso conoces otra o te has preocupado de otra para saber lo que es lo que será  o lo que se puede hacer con tu propio espacio desterrado.


Esto no es a ras de suelo, aquí, no hay vacilaciones en los agujeros negros de los desamparados que rigen el cotorro.  Las impotencias no contagian al personal con virus provocados, ni con sarcasmos televisivos, ni con políticas irracionales que nadie entiende, esto es la séptima puerta, aquí una vez que entras sabes que has traspasado la barrera y solo tienes que entender si ves la letras delante del oftalmólogo puedes sacarte el carné de conducir sin problemas, pero tienes que ver las letras para saber  que aquí y allá es lo mismo, que la distancia tan solo es tiempo y visión.


Cuando te vayas  volverás a agredir a tu entorno de diferente forma porque allá, no es como aquí, y aquí no es como allá. Los valores pierden su longevidad y se alteran al inverso, todo lo que tiene aquí valor actual allí no vale nada, todo lo que allí no vale nada aquí tienen un gran valor para seguir sobreviviendo, (Sobrevivir) no (Sobre morir) porque aquí hay que sobrevivir,  y allí (Sobre salir) tan solo volver sin saber que una vez aquí la volvemos a cagar, la volvéis,  aquí y allá, en los dos lados, las quejas de los errores ajenos y propios no  dejan vivir al entorno propio y ajeno, porque ni muertos descansáis.


Qué bueno es comer y quedarse tan pancho, y tener para comer y no engordar ni enfadar al contribuyente ni al estado, aquí todo vale, son las reglas sin reglas para medir sumas o restar que no os han enseñado y la ventaja es del que va delante jugando al Parchís.


Mueves el cazoleteé, mueves el cazoleteé y le vas pillando el gustillo la sacas la metes, y te sale siempre cuadrado.


Queríais querer queriendo, tanto amo será de oído, tanto oído será  de dolor, tanto dolor será de lo mismo, de repetir curso una y otra vez, y entre las que sumas y las que yo me sé para restar, estamos todos dentro del cubilete esperando que salga un seis.


Lo pillas vuelve a tirar… Que mientras sale o no sale y no sé lo que vendrá, estamos jugando en esto los de aquí y los de allá.  Listillo déjalo ya, no ves que lo que veo está lejos y no llevas gafas. Y si solo quieres mirar por mirar mira, o colabora, los planes de prevención son un fracaso, los economistas al alza,  los turbantes algunos piensan que son terroristas, pero se equivocan, esos matan que es peor, pero a lo mejor jode más perturbar por perturbar….?


En este cuarto capítulo y con los cambios de valor de monedas nos estamos despistando de quien tienen el poder de las pelas de aquí y por tenerlo que lo tienen juegan a despistar de lo que ya no tienen. (Que vicio, Dios mío) que vicio. Tenía ganas de dejar el rebaño suelto ya sabes si quieres encontrar alguna oveja, no pierdas bocado. (Amen)