Home Capitulo V Página 71
Página 71



LA SÉPTIMA PUERTA

CAPÍTULO V


Martes tres de Marzo y noche del cuatro, tres más uno y porque yo.


Un acto de buena voluntad, me rio,  o me echo a llorar, la causa, la razón, la prueba, el sacrificio, o preferís hacerlo al estilo materia, me inmolo, o me crucifico, o mejor aún, me dejo crucificar total no sería el primero y para el poco respeto que tenéis a nada que podéis esperar si solo sabéis rezar una vez que habéis tirado la piedra y por el temor a que os vuelva.


La verdad es que la operación plátano está empezando a dar resultados. Lo que no sabía cuando empecé eligiendo la frase para empezar con el K32 según la otra parte, que el cambio tenía tantas propiedades y daba tanto de si, lugar cálido, difíciles de coger, sabrosos y de muchas utilidades exteriores e interiores. (OPERACIÓN PLÁTANO)


Estos días atrás estaba cabreado, como un mono sin poder coger los plátanos, estaba dispuesto a seguir ofendiendo a tu ignorancia,  al poco respeto que te tienes a ti mismo al no darte una oportunidad de salir del wc. Necesario para tu vida material y al menos preguntarme si los que se van necesitan del wc. Se los llevan con ellos o tendrán que volver a utilizarlos de nuevo.


Como he dicho al principio esto es un acto de buena voluntad, lo que no quiere decir que os tenga que poner las cosas fáciles ya que a mí  y a los míos los estáis mareando, se dice así, mareando la perdiz. Cuando canta sirve de reclamo para las hembras y siempre caen en manos del cazador que acaba siendo cazado, o presa de su presa. Abominación, la carne estaba cruda, hay que echarle la bronca al cocinero, no se puede cocinar tan mal.


Le tendremos que decir que haga un milagro y que una vez por todas cocine bien, que aquí en este lado tenemos que comer. (Maldito conejo) lo que cuesta matarlo para luego cocinarlo mal. Tendremos que cambiar de cocinero, porque, tenemos que comer, que aquí se come cada día, y si tenemos que estar cazando y sin comer o comer mal es un desgaste de energía innecesario motivo por el cual más vale no salir a cazar y así no se gastan tantas energías.


Vale más pensar en caramelos, en viajes, en sueños, en realidades palpables de los propios deseos. Tendré que poner un lazo para coger el conejo. Seguro que dirás yo te di la escopeta, sisisisisisisisi… pero el lazo no y con el lazo también cazo conejos y si cazo conejos y encuentro un buen cocinero podre disfrutar de la comida, de los conejos, de los caramelos y dadadada… que se yo de cuantas cosas más.


Pero ese no es el caso ahora, ya he comido la carne cruda, y me ha sentado mal, sabe a podrida, pero eso ya lo sabes una vez antes cuando intentaban hacerme comer gato por conejo, si ya sabes a los restaurantes que me refiero, tenían la certeza de lo absoluto, la cabeza, si pensaban que con la cabeza podían engañar a la verdad, a la razón , a los sentidos y no sé cuantas cosas más, pero aun que le quitaran la cabeza al gato y vendieran gato por conejo, lo que habían dado para comer había sido gato y eso si no lo reconocían, no les serbia de nada haberse quedado con la cabeza, que es la cabeza si no una parte del cuerpo y que es un cuerpo sin cabeza. Nada, sin la verdad tan solo era un gato sin cabeza guisado con bambú. Me ha venido a la mente Cuantos gatos con las uñas esperan recordarles que eran gatos y no conejos.


Y cuantos metidos en jaulas como conejos pedirán la libertad de los gatos para vivir con dignidad. Esto es parte del mundo y de la historia, amarilla, azul, roja, o purpura, qué más da el color de lo injusto si está repartido como el aire por todas partes y en todas partes cuecen Abas, pero lo que no saben es que todas las Abas están contadas y si vendes gato por liebre o conejo que es igual no esperes después no esperes después comer conejo que el cocinero hasta a mi me ha guisado mal.


Mañana paella,  y si me apuras para él. O para lo que quieran entender.