Home Capitulo V Página 72
Página 72



LA SÉPTIMA PUERTA

CAPÍTULO V

17 de Marzo de 2009



Cuando le dé la gana, si será cuando le dé la gana, ¿A Quien…) Lo sabes igual que yo, todos lo sabemos, es cuestión de tiempo… Y no por mirar hacia otro lado se va  a evitar que salga a la luz la realidad. Es mundial, es global, es personal. Todos inmersos en los acontecimientos mientras mezclados dentro de un coctel donde se quiere exprimir hasta la última gota de la decadencia, siguen tirando a dar a diestro y siniestro sin importar el acierto o el desacierto que cada uno ha asumido para sobrevivir sobre llevar o vivir mejor, mucho mejor a costa de los demás.


Mientras endeudarse en lo ajeno ha sido beneficio propio y sin responsabilidad para nada ni para nadie en el compromiso de las urnas en un bien colectivo común y desde posiciones amiguitas o partidistas sin importar los valores o las cátedras, el sobrevivir en la selva de asfalto ha sido a nivel mundial. Un acto irónico y perverso escondido bajo la bandera de la economía y la fuerza de la inercia que ha movido al mundo y que nos ha traído a esta situación que no es peor ni mejor que otras anteriores, pero que nos ha dejado en este caso la depresión y la ruina económica y moral ante la expectativa nacional y mundial.


La situación es chocante y perpleja por los simbolismos y las iniciativas nuevas que tenemos delante para remediarla y darle el nuevo matiz o sentido entré los sentidos que han  vivido a tanta disparidad y compromisos falsos de amiguismos, sectarismos, y compromisos económicos sin identidades reales sumergidos en paraísos o macro empresas sin nombre ni bandera.


A rio revuelto ganancia de pescadores, y en este desaliento de la mediocridad la economía puede ser el perfil necesario para comprometernos con lo verdaderamente responsable y asumir nuestro sentido en la vida que no solo de pan vive el hombre.


En este despropósito del mar embravecido todo puede ocurrir pero el trigo nace en la tierra y un trozo de tierra firme ha de quedar para la nueva  siembra y por culpa del sobrevivir nos llevan y nos traen a recorridos perplejos donde en definitiva  muchos han sido los que han disfrutado y les ha  gustado estar, por culpa del sistema y de la educación; aunque luego como se está demostrando el precio sea o haya sido la propia decadencia y las consecuencias para consigo mismo y los demás.


Pese a lo que puedan creer o manipular la vida esta hay delante y el recorrido está por llegar sin olvidar los pasos que hemos dejado detrás, que llevan la identidad de cada uno y por mucho que quieran no se puede cambiar. Según lo establecido mal lo tengo, mal esta, mal lo tenemos, pero que es lo establecido hoy día si de uno para otro, todo puede cambiar, si en un mes, todo puede suceder, si detrás prosigue el después y después Dios dirá…


Ha para los ateos y los agnósticos también está el después.


Jesús Pérez Marqués