Home Editorial Editorial: Jesús Pérez Marqués
Editorial: Jesús Pérez Marqués

23/10/2009

Por primera vez no me siento solo, tengo la sensación que hay personas detrás que están velando, protegiendo, asumiendo que detrás del esfuerzo real hay una base para seguir desde ella hacia lo que siempre hemos deseado todos. Paz tranquilidad, economía, salud, y sobre todo amor, el amor que se reparte y trocean tan a menudo en lo ajeno para quitarnos lo que es nuestro y de nuestro entorno con las personas queridas.

Esta editorial, la podría dedicar a la grave crisis que existe en nuestro país, a la desconsideración de quienes habiéndola provocado, no quieren arrimar el hombro para salir de ella, de los que se han equivocado y pese a ello no quieren reconocer su error, ni dar su brazo a torcer desde ninguna posición como si el problema no fuese con ellos.

Como dice el dicho: de los errores se aprende, y muchas personas están buscando bases sólidas para seguir.

El reino de la confusión y el engaño nos ha dejado todo tipo de tentaciones que nos han traído hasta aquí, pero que pese a hacerse los sordos, el equilibrio del equilibrio, la causa y efecto remontara sobre sus propios escudos protectores y serán atrapados en sus propias redes en la angustia y la necesidad que han creado.

El dinero es lo de menos para hacer justicia, ni es la base que mueve el mundo aunque a trabes de el lo quieran cambiar.

El mundo se mueve con el corazón, con el alma, con la evolución que nos atrapa dejándonos el libre albedrío para que una vez hemos tropezado empecemos de nuevo con algo más y ese algo es el haber aprendido parte de la lección, o recibir la lección atrabes de lo que no hemos aprendido.

Como he dicho al principio, por primera vez en mi vida no me siento solo,personas a mi lado no les importa el sacrificio para conseguir lo justo y seguir adelante luchando entregando lo mejor de ellos sin caer en la tela de araña que han creado pensando solo en moscas y no en personas que evolucionan y empiezan a comprender los movimientos provocados, las actitudes hipócritas y los sistemas corruptos que ellos mismos menosprecian y venden como arma para seguir atrapando moscas en la red.

Me costa, lo se, que aparte de los que están a mi lado, que los capto, los siento los tengo cerca de mi pese a la distancia en algunos casos, también hay muchos más que participan colaboran y están deseándo como yo que esto cambie de verdad.

Jesús Pérez Marqués