Home Editorial Editorial: Jesús Pérez Marqués
Editorial: Jesús Pérez Marqués

01/07/09

No permanecer demasiado tiempo en un espacio, no dejar los espacios para los silencios, no dejar lo silencios para los hallazgos, no dejar pasar, pasar, pasar la vida encasillado en nada que los demás anidan.

El sino del antes y el después ahora no, ahora si, la rosa o el capullo, me quiere, no me quiere, me quiere no me quiere…? Demasiada incertidumbre entre los náufragos que van en un velero de papel remando en la dirección del compromiso sin ni siquiera pararse a pensar si el ser o no ser, si el estar o no estar, tan solo forma parte del recorrido marcado por los demás.


Otras lecturas, algo esta cambiando, se van abrir ventanas, parece entrar la luz, es diferente todo a la nada o es la nada el espacio más singular. Al principio cuando todo parece más insólito, cuando al revés del revés de las intenciones provocas pueden traer encuentros diferentes a los pretendidos.

Cuando por no hacer, y habitar el espacio del momento, momentos que hay que apechugar para salir, uno puede quedar siempre detrás al no asumir compromisos, o esperar la caída hasta el fondo para luego recoger el fruto de las resignaciones y sufrimientos y redimir al absurdo encasillando a una cadena el futuro.

Es fácil desde aquí ser uno más y hablar, hablar y hablar, son las mentiras de la realidad donde caemos para permanecer. Como todo hasta ahora forma parte de reglas creadas para jugar los mismos y después que haremos con el después cuando las reglas sean fin y principio.

Cuando por fin intervenga un juez detrás de nuestro proceder y la conciencia colectiva como ahora nos persiga pero sobre lo justo o lo injusto. Por no decir la nuestra que puede ser peor si le damos la luz y el color que se encuentra.
Que harías tú contigo y con tu proceder si supieses que en un momento del camino, un poco más adelante, en frente, tan solo una simple distancia de tiempo tuvieses que enfrentarte a ti, con tu verdad y con tus hechos, con tu persona y con tu verdadera identidad. Que te dirás, que le dirás, que les dirás, que pondrás como justicia al equilibrio con los demás, o contigo o con El, acaso la ignorancia, acaso el no saber, o simplemente es eso, eso que ves y no lo quieres ver.

Por que a mi se me han gastado las promesas, ya habéis gastado el saldo que os entregue, si la justicia ha de ser eterna, eterno es el camino que debo proceder. Si el nuevo mundo esta al otro lado de la esquina, y cuando vayas cargado de conciencia has de volver, dime que harás con la inocencia y el absurdo de haber desperdiciado tanto tiempo por culpa de un ser que ni siquiera querías ser.

Disfrutar lo poco que os queda, sabe Dios que mi justicia hare, quédate con lo que tienes, quédate con lo tuyo, que lo mío, mío es.

Mañana es solo un día, mañana, son solo unas horas, mañana puede ser hoy y a la vez ser todo diferente a lo que siempre has tenido presente. Por desgracia el hoy del ayer se olvida y el de mañana también y solo queda el espacio que viene y va en el recorrido.

No diré nada más el verano a la puerta esta, y el calor y el color y la vida por vivir y amanece cada día, el sol sale aunque nublado este, y la esperanza, la esperanza es como una silueta que esta detrás esperando la magia de lo que vas a desear. Y en esta vida todo puede ser…